2

Los niños y las verduras

Sugerentes y originales formas de disfrutar de las verduras

En la preparación de originales recetas para fomentar el consumo de verduras entre los más pequeños no hay más límite que la propia imaginación y una pizca de buen gusto.

Descubrir los flanes de verduras

Los flanes que combinan carnes, pescados y huevo con verduras son una manera divertida y original para que los más pequeños vayan probando distintos sabores. Flan, budín, pastel o tarrina son diferentes formas de llamar a unas recetas que, con sutiles diferencias, tienen en común que se preparan en moldes y resultan más o menos compactas según el caso.

Estos platos pueden servirse fríos o calientes, según la estación del año, y permiten incluir casi cualquier tipo de verdura, además de cereales, legumbres, queso, pescados, carnes... De esta forma se logran platos divertidos y vistosos.

Además, se consigue que los niños tomen un plato muy completo desde el punto de vista nutritivo porque el ingrediente obligatorio es el huevo y en numerosas ocasiones los lácteos. Supone una excelente manera de aprovechar alimentos que han sobrado del día anterior y hacerlos más apetecibles.

Para elegir: flan de calabaza, de gambas y espárragos, de puerros y palitos de cangrejo...

Divertidas brochetas vegetales

Tarea entretenida y saludable de cocinar y consumir vegetales en la que además los más pequeños pueden participar en su preparación. que sean ellos mismos los que hagan distintas combinaciones y dispongan la brocheta que luego se van a comer.

Muchos niños, y no menos adultos, sólo conocen el típico pincho moruno compuesto de carne macerada en especias. Sin embargo, existen infinitas presentaciones de pinchos que combinan con vegetales.

Con cada brocheta se puede jugar con diferentes formas de cocinado: a la plancha, a la brasa, al horno, frita, empanada, al vapor, rehogada... Según el modo se pueden usar unos ingredientes u otros para obtener un resultado apetitoso.

Ejemplos: brochetas de pollo, pavo, cerdo, ternera o pescado con champiñones, pimiento verde y rojo, tomates cherry, calabacín, berenjena, mazorquitas de maíz...

Pizzas caseras con vegetales

El contenido de energía y nutrientes de las pizzas varía según sus ingredientes: carne, pescado, queso, vegetales... En cualquier caso, las caseras son más recomendables porque de esta forma se puede estar seguro de la "calidad" y "cantidad" de los ingredientes. Además son un plato fácil de preparar y de gran aceptación.

Si se incluyen ingredientes como queso, jamón york, serrano o fiambres de ave..., atún en conserva, tomate triturado, además de diversas hortalizas o verduras como ruedas de tomate, cebolla, pimiento, champiñones, alcachofas, ruedas de calabacín, berenjena, etc. Así, una porción de pizza resulta de lo más completa.

Posibilidades: pizza con espinacas, con champiñones, con pimientos y cebolla, con muchos vegetales rehogados (ajo, cebolla, calabacín, berenjena, tomate, zanahoria, pimiento verde...), etc.

Lasañas y canelones "vegetarianos"

Son platos jugosos, sabrosos y en general muy aceptados por el público infantil. No va a resultar nada difícil incluir una amplia variedad de verduras y hortalizas. Partidas en láminas o en trozos bien pequeños, rehogadas y mezcladas con esmero con la carne picada o el pescado desmenuzado, le dan un toque diferente y jugoso a la receta, un sabor original, y los niños se van acostumbrando a los nuevos sabores. A ello se suma la ventaja de que el plato que prepara mamá o papá en casa es el mejor.

Algunas sugerencias: lasaña rellena de pollo con setas y espárragos trigueros, lasaña de carne y pisto, canelones de espinacas y carne picada, canelones de carne y alcachofas, de bonito y pimientos, de pescado y calabacín...

Tortillas con verduras

Platos tan comunes como las tortillas pueden ser un recurso fácil para incluir distintas verduras. Al niño no tienen por qué gustarle todas las verduras, pero si conoce y prueba las variadas opciones que hay de tomarlas, seguro que amplía su selección de hortalizas preferidas.

Alternativas: tortilla de espárragos, de ajetes y gambas, de espinacas, queso y palitos de cangrejo, de calabacín, cebolla y queso, de champiñones y setas, de patata, cebolla, pimientos y jamón serrano.

Aprovéchese de la ventaja que ofrecen las verduras en la cocina: se pueden preparar de cientos de formas diferentes y combinan con todos y cada uno de los alimentos. Cada verdura incluida en la guía va acompañada de sugerentes recetas, muy nutritivas, sencillas y fáciles de preparar con las que puede atraer a niños y no tan niños.