Pepino
PEPINO.


INTRODUCCIÓN

MES
E
F
Mr
Ab
My
Jn
Jl
Ag
S
O
N
D

El pepino es el fruto en baya procedente de una planta herbácea que recibe su mismo nombre. Pertenece a la familia de las Cucurbitáceas. Bajo este nombre se engloban unas 850 especies de plantas, casi todas herbáceas, trepadoras o rastreras, que producen frutos muy grandes y protegidos por una corteza firme. Frutas como la sandía y el melón pertenecen ,junto con hortalizas tan comunes como el calabacín o la calabaza, a esta misma familia.




ORIGEN Y VARIEDADES

El origen del pepino se sitúa en las regiones tropicales del sur de Asia. En India se viene realizando su cultivo desde hace más de 3.000 años. Su explotación como alimento llegó con el tiempo a Egipto y se convirtió en uno de los alimentos preferidos por los faraones. Con el paso de los años se hizo popular en Grecia y en Roma. Tanto griegos como romanos empleaban el pepino como hortaliza y con fines terapéuticos. Fueron éstos últimos quienes lo introdujeron en el resto de Europa y lo extendieron con posterioridad hasta China. En la actualidad, el pepino es una hortaliza muy cultivada en Europa y América del Norte y ocupa el cuarto puesto en la producción mundial de hortalizas, detrás del tomate, la col y la cebolla.

Las variedades de pepinos se pueden clasificar en función de diversas características como su tamaño, forma y color de la piel.

Pepino corto o pepinillo (tipo español): estas variedades son de pequeño tamaño, con una longitud máxima de 15 centímetros y un peso medio de unos 125 gramos. Presentan piel verde con rayas de color amarillo o blanco y se utilizan para consumo en fresco o para la elaboración de encurtidos.

Pepino medio largo (tipo francés): son frutos con una longitud de 20 a 25 centímetros. Dentro de este grupo se diferencian dos variedades: el pepino con espinas y el de piel lisa.

Pepino largo (tipo holandés): alcanzan hasta 25 centímetros de longitud y su piel es lisa y más o menos surcada.

Otra clasificación de los pepinos hace referencia a su forma de consumo:

Pepino de consumo fresco: son ejemplares grandes, de corteza verde o amarilla.

Pepinillos: son de menor tamaño y generalmente se consumen encurtidos. Dentro de este grupo se encuentran variedades de superficie lisa o con verrugas. Así mismo, existe una clasificación que atiende al tipo de cultivo y se habla entonces de pepinos de invernadero y de los de caballón.

Pepinos de invernadero: poseen una forma alargada y recta, piel fina y pocas semillas.

Pepinos de caballón: contienen menos semillas que los anteriores y su piel es verde oscura y dura, por lo que se deben pelar antes de su consumo.

SU MEJOR ÉPOCA

El pepino es una hortaliza de verano, aunque en la actualidad se puede comprar durante todo el año gracias a los cultivos de invernadero que han proliferado de modo extraordinario en la costa sur de la península y en las islas Canarias.

CARACTERÍSTICAS

Forma Forma: alargada y redondeada en la punta.

Tamaño y peso Tamaño y peso: tienen entre 15 y 25 centímetros de longitud y unos 5 centímetros de diámetro, salvo los pepinillos, con una longitud máxima de 15 centímetros. Su peso oscila entre los 30 y los 200 gramos según la variedad.

Color Color: la piel es de color verde, que amarillea en las puntas, y la pulpa entre blanca y amarillenta.

Sabor Sabor: algo insípido, similar al del melón no maduro.

CÓMO ELEGIRLO Y CONSERVARLO

Cuando se quiere comprar pepinos, se aconseja elegir aquellos ejemplares que presenten la piel de color verde oscuro, sin manchas amarillentas ni defectos, que sean firmes y bien desarrollados, pero sin tener un diámetro demasiado ancho.

Es mejor rechazar los ejemplares de tamaño grande porque suelen tener un sabor más amargo, una textura más blanda y muchas semillas duras. Tampoco conviene adquirir los que tengan los extremos resecos o presenten color poco lustroso de tono amarillento. Esto indica que el fruto está duro y que tiene sabor amargo. Al adquirirlos se debe presionar en el extremo del tallo. Si éste está blando significa que hace tiempo que el pepino fue recolectado.

Además de frescos, se pueden adquirir encurtidos en una vinagreta.

Una vez en casa, los pepinos pueden conservarse en el frigorífico durante un periodo de tres a cinco días. Si se quieren conservar una vez que han sido cortados, hay que envolverlos con plástico transparente porque los pepinos captan con facilidad los olores. Son hortalizas que no toleran bien las temperaturas extremas, por lo que no son aptos para congelar ya que se ablandaría su pulpa.

El pepino es una hortaliza que ha de consumirse inmadura, debido a que con la maduración pierde su tersura y adquiere un color amarillento y se altera su sabor.

Composición por 100 gramos de porción comestible
Energía (Kcal)12
Agua (g)97
Proteínas (g)0,7
Hidratos carbono (g)1,9
Fibra (g)0,5
Potasio (mg)140
Fósforo (mg)20
Magnesio (mg)9
Folatos (mcg)13
Vitamina C (mg)6
mcg = microgramos (millonésima parte de un gramo)
PROPIEDADES NUTRITIVAS

El pepino es una hortaliza de bajo aporte calórico debido a su reducido contenido en hidratos de carbono, en comparación con otras hortalizas, y a su elevado contenido de agua.

Aporta fibra, pequeñas cantidades de vitamina C, provitamina A y de vitamina E, y, en proporciones aún menores, vitaminas del grupo B tales como folatos, B1, B2 y B3. En su piel se encuentran pequeñas cantidades de beta-caroteno, pero una vez que se oela el pepino, su contenido se reduce casi a cero.

La vitamina A es esencial para la visión, el buen estado de la piel, el cabello, las mucosas, los huesos y para el buen funcionamiento del sistema inmunológico.

Los folatos intervienen en la producción de glóbulos rojos y blancos, en la síntesis de material genético y en la formación de anticuerpos del sistema inmunológico.

La vitamina E interviene en la estabilidad de las células sanguíneas y en la fertilidad. Al igual que la vitamina C, tiene acción antioxidante, y ésta última además interviene en la formación de colágeno, glóbulos rojos, huesos y dientes, favorece la absorción del hierro y aumenta la resistencia frente las infecciones.

El pepino no se considera una hortaliza rica en minerales, si bien el más abundante el potasio. En menor proporción se hallan el fósforo y el magnesio.

El potasio es un mineral necesario para la transmisión y generación del impulso nervioso y para la actividad muscular normal, además de intervenir en el equilibrio de agua dentro y fuera de la célula.

El fósforo interviene en la formación de huesos y dientes, al igual que el magnesio. Éste último además se relaciona con el funcionamiento del intestino, mejora la inmunidad y posee un suave efecto laxante.

En la composición del pepino está presente una pequeña proporción de beta-sitosterol; un compuesto con actividad antiinflamatoria e hipoglucemiante, que participa en la respuesta del sistema inmunológico.


EN RELACIÓN CON LA SALUD

Exceso de peso

Su bajo contenido calórico, debido a su alta proporción de agua y a la baja presencia de hidratos de carbono, convierte al pepino en un alimento idóneo para incluir en dietas hipocalóricas.

Es un alimento muy refrescante, por lo que resulta perfecto para elaborar sabrosas ensaladas e hidratar al organismo.

Potente depurativo y diurético

Los pepinos son ricos en potasio y pobres en sodio, lo que les confiere una acción diurética que favorece la eliminación del exceso de líquidos del organismo. Son beneficiosos en caso de hipertensión, hiperuricemia y gota, cálculos renales, retención de líquidos y oliguria. Con el aumento de la producción de orina se eliminan, además de líquidos, sustancias de desecho disueltas en ella como ácido úrico, urea, etc.

Si los pepinos están encurtidos pierden estas propiedades diuréticas debido a su alto contenido de sodio que se añade como conservante. Por tanto, los pepinillos en vinagreta no convienen en caso de hipertensión y retención de líquidos, así como en personas que sufren de ciertas afecciones renales.

De fácil digestión

Pepino El pepino es un alimento que, por lo general, se digiere con facilidad cuando se usa al natural e incluso se puede consumir con la cáscara, siempre que esté tierno.

Es aconsejable comer el pepino sin sal ni vinagre porque estos son los condimentos que pueden convertirlo en un alimento indigesto.

Crudo y al natural es un alimento muy recomendable para neutralizar la excesiva acidez de los líquidos corporales que puede producirse en casos de diabetes, gota, artritis, etc. Sin embargo, algunas personas no lo toleran y, tras su ingesta, les repite y siguen teniendo su sabor presente en la boca durante horas. Esto se debe a la presencia de sustancias amargas en la piel que pueden provocar la irritación de la pared intestinal en personas sensibles.

Regula la función intestinal

Su contenido de fibra le confiere propiedades laxantes. La fibra previene o mejora el estreñimiento, contribuye a reducir las tasas de colesterol en sangre y al buen control de la glucemia en las personas que tienen diabetes.

Diabetes y artritis

El beta-sitosterol presente en esta hortaliza le confiere una acción antiinflamatoria e hipoglucemiante, ademásde de favorecer las defensas del organismo. El pepino es por ello un alimento adecuado en caso de ciertas enfermedades como la artritis reumatoide y la diabetes, así como en caso de hiperplasia (aumento de tamaño) benigna de próstata.


SUGERENCIAS PARA LOS PEQUEÑOS

A la hora de ofrecer pepinos a los más pequeños, se debe tener en cuenta que si éstos son dulces van a tener una mayor aceptación. Para animarles a que los consuman se pueden incluir en ensaladillas, con mayonesa o salsa rosa, o bien asarlos y mezclarlos con bechamel, salpicados de salsa tomate y espolvoreados con queso para gratinarlos después al horno.

Se pueden emplear como ingrediente de pizzas caseras, colocados bajo la capa de tomate para camuflarlos y que no se den cuenta de su presencia.

Otra alternativa de consumo de los pepinillos es en forma de encurtidos junto con aceitunas y cebolletas. Seguro que de este modo les resulta mucho más atractivo. Eso sí, conviene hacerlo en contadas ocasiones porque el aporte de sodio de los encurtidos es muy alto.


CURIOSIDADES Y CÓMO PREPARARLO

CURIOSIDADES

Pepino Para evitar el amargor del pepino existen varios trucos sencillos. Entre ellos, dejarlo en remojo con sal unos minutos o bien, tras pelarlos, rallarlos con ayuda de un tenedor para hacer que las sustancias amargas que se concentran en mayor medida bajo la piel sean eliminadas. En algunos países el pepino se consume cocido como acompañamiento de carnes, o incluso, se emplean para elaborar dulces junto con un jarabe azucarado.

Hoy día el pepino también se emplea en cosmética para el tratamiento de la afecciones de la piel, cabello y uñas.

CÓMO PREPARARLO

El pepino se consume sobre todo crudo en ensalada y resulta muy refrescante.

Los ejemplares jóvenes pueden consumirse con piel para mantener todo su contenido en fibra y vitaminas, sin embargo, es aconsejable pelarlos para facilitar su digestión.

Lo más adecuado es consumir el pepino crudo y al natural, bien lavado y sin cáscara, aunque también puede acompañarse de limón o yogur, pero sin sal o con muy poca cantidad para no reducir su acción depurativa y diurética.

Es un ingrediente fundamental en la elaboración del gazpacho y el salmorejo, platos típicos de Andalucía.

El pepino también admite otras preparaciones culinarias; se puede servir gratinado con una salsa bechamel o relleno con carne o marisco.

Así mismo se pueden consumir encurtidos en vinagreta, en cuyo caso conviene escoger los ejemplares más pequeños ya que suelen ser los más tiernos. De este modo se pueden tomar a modo de aperitivo o también como ingrediente de diferentes ensaladas.


RECETAS

Ensalada de pepino con salsa de yogur
4 personas

Ingredientes

- 200 gr de pepino
- 1 cebolla
- 1 yogur natural
- 1 cucharadita de curry
- 25 gr de nueces peladas
- 1 manzana verde
- Sal

Cómo se prepara

Limpiar, pelar y cortar en tiras finas los pepinos.

Pelar la cebolla y rallarla con un rallador.

Mezclar con el pepino las hortalizas ralladas.

Para la salsa, cortar la manzana en cuadrados, picar las nueces y mezclar todo con el yogur.

Añadir una cucharadita de curry a la mezcla anterior y poner a punto de sal.

En un recipiente, mezclar las tiras de pepino con la cebolla rallada y añadir la salsa de yogur.




Batido de tomate, pepino y limón
4 personas

Cómo se prepara

Las verduras deben introducirse con tiempo en la nevera porque este batido se sirve bien frío.

Pelar el tomate y el pepino y pasarlo todo por la batidora junto con el zumo del limón.

Si se quiere que quede más fino, conviene pasarlo por un colador de rejilla fina.

Se sirve en vasos fríos.



Ingredientes

- 4 tomates de ensalada maduros
- 1 pepino grande
- 1 limón
- Sal


Pipirrana
4 personas

Cómo se prepara

Pelar el pepino, partirlo por la mitad, sacar las semillas, picar la pulpa en dados muy pequeños y ponerlos en un cuenco.

Hacer una incisión en cruz en el tomate, escaldarlo unos segundos en agua hirviendo, pelarlo y partirlo por la mitad.

Quitar las semillas, la prolongación del rabo, picarlo como el pepino y añadirlo al cuenco.

Lavar los pimientos, cortar los rabos y quitar las semillas. Picar como las demás hortalizas y ponerlos también en el cuenco.

Pelar y picar en brunoise (picado muy pequeño) la cebolla y el ajo y añadir a las hortalizas.

Batir el vinagre, la sal, la pimienta y el aceite de oliva hasta obtener un aliño cremoso. Verterlo sobre las hortalizas y mezclar el conjunto.

Guardar la ensaladilla tapada 1 hora en la nevera antes de su consumo.



Ingredientes

- 1 pepino pequeño
- 1 tomate maduro carnoso
- 1 pimiento rojo
- 1 pimiento verde
- 1 cebolla
- 2 dientes de ajo
- 1 cucharada de vinagre
- Pimienta negra recién molida y sal
- 6 cucharadas de aceite de oliva




 
©Fundación Eroski
En CONSUMER.es EROSKI nos tomamos muy en serio la privacidad de tus datos, aviso legal.